viernes, 17 de febrero de 2012


La serenissima


Llegó semifinales y se desató la locura en el Teatro, la comparsa de La Serenissima de Juan Carlos Aragón dejaba a un lado esa mezcla italo-castellana para traernos un pasodoble muy crítico con la imagen del andaluz fiestero, flojo, arremetiendo contra Cayetano y su lamentable declaración.

Vaya trabajito el de Vicente Lázaro y de toda la comparsa al completo porque, en mi humilde opinión, es la que mejor ha sonado durante todo el concurso.

En diariodecadiz.es opinaban lo siguiente: "Rotunda, clarita como el agua que cruza el Canal, mucho más apetecible que la que llena los canales. Juan Carlos saca su mejor arma, la pluma, el talento lírico, para defender a Andalucía y para criticarla, para dar la cara y la cruz. La caricia y la guantá. En la lengua de Cervantes, de Lorca, de Fernando Quiñones claman (¡y cómo!) contra Cayetano "porque me he sentido un pobrecito mantenido". Andalucía de doble faz. La que detesta, "la del traje de luces, el caballo y la copla", la de una Hija Predilecta que no se lo merece cuya boda se retransmite por televisión. Andalucía "de la que reniego" aunque "no aguanto que un chulángano se pase con mi pueblo". Andalucía que ama, la del pueblo "que saca los dientes". Una letra bien cantada, bien enfocada y bien escrita. "

Ésta la canto en gaditano,
ésta la canto en andaluz
porque en el fondo me he sentío
un pobrecito mantenío
y un chusma como ciudadano
porque al cabrón del Cayetano
de sus cojones le ha salío.
Todos los andaluces no somos tan frescos,
por ejemplo, si fuera por éste que habla
en un cruce de espadas tú ya estabas muerto.
Yo soy de los andaluces
que al traje de luces, caballo y la copla
le tienen puesta la cruz
porque es el símbolo andaluz de la derrota.
Yo no aguanto que tu madre,
vieja, rica y desperfecta
sea la hija predilecta de toda mi Andalucía,
pero menos todavía
que en su boda con un facha,
bailando medio borracha
salga por televisión,
mientras mis propios paisanos
le tocan las palmas
y por su ramo de novia
las tontas pierden la calma.
Esa es la mitad de Andalucía,
de la que como andaluz
yo maldigo y reniego,
pero no aguanto que un chulángano,
aristócrata y parásito
se pase con mi pueblo,
bastante hay con los canallas
de nuestros putos gobernantes
que con limosnas nos callan
ahora lo mismo que antes.
Que la mitad de mi gente
saca los dientes todo los días
y por culpa de la otra
tenemos rota Andalucía.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...