sábado, 25 de agosto de 2012


Los quitapenas

Vamos de nuevo a los premios "Holaquilloquepassa", en concreto a la primera edición que fue la de 2010 y nos quedamos con el primer premio de la misma, la comparsa de Francisco Javier Díaz Quintana (Fran Quintana), "Los quitapenas" . Los siguientes premiados fueron "Los tracatrá" de Jesús Monge y "La rebelión de los necios" de Jonathan Pérez.

"Los quitapenas" no pudieron pasar de preliminares en el carnaval de 2010 y que en carnavaldecadiz. com recibían el siguiente comentario: "Comparsa gaditana que nos trae un tipo que representa a unos curanderos. Se presentan diciéndonos que nos van a curar y a quitarnos las penas; lamentarse no sirve para nada, así que si uno mismo no se cura nadie lo hará. Pero hay cosas que no se pueden curar, como la muerte, la mala vida o las malas personas (...)"

Y le vamos a agradecer al propio autor Fran Quintana el que nos haya mandado esta magnífica presentación, para nosotros un placer y un honor el detalle que ha tenido:

Te viá quitá,
te viá curá,
te viá quitá las penas,
viá quitarte las penas,
de verdad. (2) verás...

Puede que te hayas agobiado
con algún problemón,
puede que estés al borde
de una singular depresión,
o que una despiadada crisis
se llevó tu valor,
tu jornalito, tu mujer, tu colchón.

Pero has pensado, gaditano,
¿cuándo reaccionarás,
si lamentarse no ha servío
en esta tierra pa ná?
Así que empieza a convencerte
que si no te lo curras por ti mismo
nadie te lo dará.

Te viá quitá las penas,
que no te das cuenta
que se van las cosas buenas
y tú te queda atrás.
Te viá quitá las penas,
que no te das cuenta,
que se te escapa la vida,
tú disiendo pamplinas,
a vé cuando espabilas,
porque no hay marcha atrás.

Si quieres algo que te alivie
y que te cure tu mal,
huye corriendo de la ciencia
y medicina normal,
sigue el consejo de este
curandero que sabe más
de buena hierba
y de saber ancestral.

Toma unas hojas de esperanza
y otras de libertad,
muerde raíces que recuerden
lo que fuiste y serás,
aclárate con infusiones
de reivindicación,
de compromiso y de movilización.

Te viá quitá las penas...


Pero hay algunas cosas,
muy poco hermosas
que no se pueden curar.

Como la misma muerte,
maldita suerte,
mira, no se puede curar.

Que los golpes de pecho
y los despechos,
no se pueden curar.

O las malas personas,
aunque sean monas,
prima, no se pueden curar.

Que la vieja soberbia,
a mi me ennervia,
y no se puede curar.

La envidia desmedida,
la mala vida,
picha, no se puede curar.

Los falsos testimonios
de algún demonio,
no se pueden curar.

Canallas compulsivos,
fantasmas vivos,
mira no se pueden curar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...