miércoles, 4 de diciembre de 2013


Los acuarelas

Por desgracia pasodoble muy actual en un Cádiz y en un país, en general, en un estado aún mucho peor que cuando Bustelo lo compuso. Crítica social y exigencia de algo tan básico como un puesto de trabajo.

Los pasodobles que llevaba ese año la comparsa de José Luis Bustelo eran impresionantes. Todos recuerdan el de Qué bonita es Cádiz por la tarde, con una delicadeza y una ternura enorme hacia su ciudad. O el de su despedida, que afortunadamente para todos nosotros se quedó en una anécdota que duró poquito. O aquel del banquito en la plaza del Falla donde nos contaba sus vivencias de chiquillo en torno a las agrupaciones que escuchaba. Y la falta de respeto que hay hoy día con los carnavaleros antiguos. Y en fin, un ramillete de pasodobles geniales. Pero hoy nos quedamos con éste:


Ahora cuénteme que es lo que hago
cada vez que me levanto
con mis ya cuarenta y tantos y sin trabajo.
En esta ciudad donde usted manda
y donde los hombres andan mirando abajo.
Ahora cuénteme que es lo que hago
con este maltrago, con esta edad,
mientras busco por calles y plazas
el trabajo que a mi casa me la ayude a levantar.
Ahora cuénteme que es lo que hago
si no tengo Reyes Magos
que me encuentre al despertar.
Usted no ha visto desde su ventana
lo que estoy pasando,
y a los que paso la cara me esconden.
Usted es que no ha visto a los hombres,
los hombres llorando
cuando sin nada me hierve la sangre
porque con hambre me están esperando.
Usted se tapa la cara si el astillero está muerto,
usted me quita el futuro mientras le pone su culo
al Corte Inglés por supuesto.
Asi que para remate vivan los escaparates
que desde Madrid nos trajo,
y mientras yo me levanto
otro dia sin trabajo,

andando y mirando abajo, ay...
con cuarenta y tantos.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...